Se la chupé a una cucaracha…


Ahí estaba yo muy tranquila echándome un caldo cuando casi para terminar, me dio sed; miré hacia abajo y ahí lo vi, saliendo de su contenedor, largo, delgado, firme. Lo tomé suavemente con la mano derecha y lo acerqué a mi boca; a primera vista solo ví acercarse su extremo con ese gran hoyo listo para calmar mi sed. Puse mis labios a su alrededor y comencé a succionar lentamente y al poco tiempo rápidamente hasta que tuve un gran trago en mi boca que calmó un poco mi sed. Me retiré para saborearlo y como realmente me gustó, quise volver a tomarlo. Pero esta vez quería probar el sabor en todo su esplendor; lo tomé ahora firmemente y comencé a sacudirlo de un lado a otro frenéticamente, me di cuenta que empezó a arremolinarse y lo solté para que terminara de moverse libremente. Justo cuando acercaba mis labios nuevamente fue como lo vi, ahí, inerte, aún girando, una cosa que no debería estar ahí pero estaba! Una cosa pequeña, negra, anillada me veía y se agitaba en el líquido amarillento. A primera vista vino a mi mente la idea más repugnante, no podía haberme sucedido a mi!. Me acerqué para ver de cerca de que se trataba; al mirar con más detenimiento, mis temores fueron confirmados … una pinche cucaracha estaba flotando dentro de mi vaso de agua de mango y casi me la llevo con el popote!!!!!!!!

Así fue, se la chupé completita; le chupé completa la cáscara a una cucaracha. Ya se que el término correcto es exoesqueleto pero cuando la ví ahí, de intrusa, lo primero que pensé fue “ya chupé una cucaracha con todo y cáscara”. Y bueno, no la chupé directamente, pero la hija de puta estaba “nadando” en el agua y por tanto, toda su “esencia” y mugres ya se habían dispersado en la misma. Así que sí, me tragué la mugre de una cucaracha!!!

Es imposible creer que en un establecimiento que se supone tiene licencia sanitaria y el control de sus alimentos sucedan estas atrocidades. Para mayores referencias, este desafotunado incidente sucedió en el Sangrons de la Torre Mayor. No se si la maldita estaba atrapada en el hielo o de plano andaba yo en la pendeja, porque realmente no la ví si no hasta casi terminar de comer; el vaso ya iba casi a la mitad y justo cuando moví el popote para que el líquido frio se mezclara con el de abajo, fue cuando vi girando la madre esa. enseguida salió mi espiritu de cliente afectado y llamé al gerente; el individuo tomó el vaso con cara de susto y corrió a vociferar a la cocina, después salió todo angustiado a preguntar que si no quería otra bebida, una malteada, un jugo a lo que yo dignamente me negué, no quería saber si ahora el menú incluía moscas o algún otro bicharrajo. Total que dije “ya saqué comida gratis” cuando lo vi salir de nuevo, atrás de la mesera que me atendió gritándole a la señora. Mugre tipo! ni que la ñora hubiera hecho el agua! No se si tambien regaño gente en la cocina pero lo que si e sun hecho es que no volveré ahí en un buen rato; no vaya a ser que al más puro estilo “Fight Club“, la próxima vez me den comida con premio.

Aunque ahora que lo pienso, si en lugar de chupar una cucaracha me hubiera llevado un pelo entre los dientes, entonces ahí sí armo pancho!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: